Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México establece que el bienestar animal se refiere al estado en lo relativo a la forma en que los animales satisfacen sus necesidades fisiológicas, “de salud y de comportamiento, frente a los cambios en su ambiente, generalmente impuestos por el ser humano”.

Es un concepto científico amplio, que se basa en estudios de conducta y fisiología, y por lo tanto lo podemos evaluar objetivamente. Se debe referir al estado biológico del animal y su calidad de vida, y por lo tanto no debe ser usado como sinónimo de protección animal.

Este concepto se basa en el término de necesidad biológica, lo que en el informe Brambell del Reino Unido en 1965, se traduce en las “cinco libertades” que son:

  1. Libre de hambre sed y desnutrición
  2. Libre de miedos y angustias
  3. Libre de incomodidades físicas o térmicas
  4. Libre de dolor, lesiones o enfermedades
  5. Libre para expresar las pautas propias de comportamiento